RE-APRENDIENDO A IMAGINAR – PICASSO Y EL MUNDO DE LOS CUBOS

¿Por qué un niño de tres años nos dice que no quiere pintar? ¿Y su respuesta es porque no lo hace bien?

Cuando un pequeño empieza a dibujar y expresarse ¿puede haber error? Obviamente no, y lo natural es que disfrute haciéndolo.
La razón de una reacción atípica como esta es porque se le ha enseñado a renunciar a la libre expresión de su creatividad e imaginación en aras de otras funciónes: la representación y en el caso del “no salirse de los bordes” la preparación a la escritura.

Ambas dos funciones son fundamentales y necesarias para que nuestros pequeños accedan al sistema de códigos que regulan nuestra sociedad, reconozcan los signos y se introduzcan en la cultura.

Pero acaso al dar prioridad a estas dos funciones ¿no estaremos menospreciando una capacidad fundamental que quizá le será más útil en la vida?

                  La imaginación: capacidad para idear y proyectar cosas nuevas (RAE)

 Idear otros mundos y posibilidades más allá de lo ya establecido.

Hoy en día, está sobradamente comprobado que la creatividad está directamente relacionada con la resolución de problemas y conflictos. Personalidades como Steve Jobs, Einstein, Gahndi o Picasso revolucionaron nuestra visión de la tecnología, de la realidad física, la paz social y el arte, y todo esto fue a través de la no-repetición de un modelo ya existente y de propuestas nuevas. 

Se salieron de los bordes y sus propuestas no eran las esperadas o adecuadas a los contextos en los que surgieron, pero buscaron nuevos caminos e imaginaron nuevas realidades. 

Desde Korikoko nos hemos querido acercar a la figura del pintor que, dentro del arte quiso devolvernos la libertad de la expresión desligada de la representatividad y del canon de lo adecuado.

PICASSO Y EL MUNDO DE LOS CUBOStexto: Alejandra Venturinimusica: Lorena MatsukiLa personalidad y la obra de Pablo Picasso inspira este cuento realizado actores y títeres en el que los colores y las formas van apareciendo como expresión de un mundo interior y no de una copia de la realidad. Imaginamos al Picasso niño dominando una técnica que sin embargo no le satisface y comenzando una búsqueda que desembocará entre otros estilos en el cubismo como expresión de libertad y de liberación con respecto al canon de la representación. 

Des-aprendemos a dibujar y re-aprendemos a imaginar y a sentir. Con cada nuevo color, nueva emoción KORIKOKO crea canciones con las que participar y divertirse en el cuento.


Ayudemos pues a nuestros niños y mayores a no perder esa gran capacidad de imaginar,  a pintar a escribir y hablar con libertad creativa, porque los cambios son posibles, pero sólo para aquellos que sean capaces de soñarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *